Mad Cool 2018: Aforo y un acceso con dificultades

by José Luis Pérez julio 16, 2018
Mad Cool 2018: Aforo y un acceso con dificultades

Mad Cool 2018

El Mad Cool 2018 fue la tercera edición del festival, siendo el festival más grande en la historia de España, en el que se estimaba una asistencia de 80.000 personas al resisto de IFEMA frente a la ciudad deportiva del Real Madrid, en Valdebebas. Este año representa un aumento del doble con respecto a la edición anterior, para muchos un crecimiento acelerado gracias al marketing, haciendo que los organizadores del Mad Cool 2018 no estuvieran preparados para gestionar el volumen de personas, tanto en el control de acceso como en las comodidades dentro del recinto.

Control de Aforo en el Mad Cool 2018

Este año la organización del evento hizo un esfuerzo por avisar a los amantes del rock que había control de aforo de 80.000 personas, por esta razón, sin importar el tipo de entrada, cuando se llegara al número máximo del aforo se iba a cerrar el acceso al festival. Así lo dejaron claro en sus “Condiciones de Venta de Entradas”, en la que afirmaban en el apartado 16: “Las diferentes áreas de los diferentes escenarios del Festival tienen un aforo limitado legal establecido, de manera que una vez se llegue a ese límite se cortará el acceso a dichas zonas. En consecuencia, la Organización no será en ningún caso responsable de la imposibilidad de ciertos asistentes de acudir a determinados conciertos o eventos que integren el Festival.”

Para los que se preguntan cómo son capaces de contar personas en un evento de este tipo, podemos decir que existen dos maneras de hacerlo, una de ellas es a través de la instalación de cámaras especiales en las entradas y salidas del recinto, de forma automática y sin necesidad de hacer más nada, la solución de conteo de aforo cuenta las personas que entran y las que salen, así los organizadores en tiempo real pueden conocer cuál es el aforo y en tiempo real del evento.

La otra forma de realizar el control de aforo, la forma tradicional, sería utilizando el sistema de control de acceso, es tan simple como ir escaneando las entradas o pulseras, así se va realizando el conteo de las personas de forma tradicional, con este sistema ocurren dos problema principalmente

Dos problemas en el conteo de aforo tradicional

Problema de acceso

Pues sí, el primer problema es la complejidad logística que implica el uso no optimizado de mecanismo de identificación para el acceso y a su vez para el control de aforo. Esto se traduce en largas colas para acceder al recinto, porque hay que validar con un sistema cada entrada, en sus diferentes formato, con la finalidad de no solo validar la entrada, sino de realizar el conteo de personas.

En el caso del Mad Cool, si hubieran simplificado el acceso de las entradas con el uso de tickets (en papel) que fueran validados visualmente, seguramente el acceso al recinto hubiera sido mucho más ágil, sobre todo del primer día, que por los comentarios que hicieron los asistentes en las redes sociales, tuvieron que esperar hasta más de 2 horas para poder entrar.

Problemas de aforo real

El otro inconveniente con el control de aforo hecho con el propio sistema del control de acceso, es que carece en la mayoría de los casos del aforo en tiempo real del evento. Si contamos las personas que entran, pero no contamos las personas que salen, que es algo que normalmente se hace de forma libre, entonces sólo tendremos la cantidad de personas que asistieron, pero no el aforo real, ya que las personas también se retiran del evento, y es un error asumir que todo el que entra al evento se mantiene hasta el final.

Tecnología al servicio de los grande evento

Hoy en día, existe tecnología desarrollada para el control de aforos, en Comunycarse tenemos una solución para el control de aforo en tiempo real e invisible para las personas. Se trata de una solución que realiza el conteo de personas a través de cámaras de vídeo y que a través de la plataforma puedes crear alertas y personalizaciones, por ejemplo, una alerta para cuando el aforo esté en el 95% de su capacidad.

Aunque el control de aforo es un tema delicado en la seguridad de los participantes, los organizadores son responsables de gestionar el control de aforo con la mejor experiencia para los asistentes al evento, en el caso del acceso del Mad Cool 2018, parece que no estaban preparados para controlar el acceso de las 80.000 personas que esperaban y muchas de ellas tuvieron la peor experiencia, casi sin ni siquiera entrar al evento. Esperemos que para la próxima edición del Mad Cool la tecnología ayude a los organizadores a garantizar la mejor experiencia a los amantes del rock.

Rating:
[Total:7    Promedio:4.9/5]
Social Shares