5 Cosas que debes saber sobre la Nube Privada

by José Luis Pérez octubre 31, 2019
5 Cosas que debes saber sobre la Nube Privada

La nube (Cloud Computing) sigue siendo una tecnología relativamente joven, y muchos usuarios aún pueden recordar un momento en que la única pregunta que tenían que abordar era si usar la Nube o no. Ahora, hay muchos modelos de implementación que tu organización puede elegir cuando busca migrar recursos informáticos al Cloud Computing.

Conoce ahora nuestras soluciones en la nube para la grabación de llamadas y el envío y recepción de faxes desde tu correo electrónico.

La nube privada es una de esas opciones que puedes considerar al sopesar las diversas capacidades de los diferentes modelos de nube. A veces denominada «Nube Empresarial», una Nube Privada está respaldada por hardware y recursos que la empresa posee y mantiene por sí misma. En una Nube Pública, un proveedor externo mantiene tu Nube y la infraestructura física que la admite, y aunque solo tu tienes acceso a tus datos, normalmente se basa físicamente en el mismo hardware.

Sin embargo, esta es solo una definición básica, así que exploremos algunas de las cosas más importantes que debes comprender sobre la Nube Privada:

1. Existen algunas diferencias importantes entre la Nubes Privadas y Públicas

Por lo general, una Nube Privada vivirá dentro del propio centro de datos de tu organización, que es una excelente opción si ya has invertido mucho en infraestructura local. Aunque esta configuración cuenta con muchas de las mismas ventajas que una configuración de Nube Pública, hay algunas características clave que las distinguen.

Primero, las Nubes Públicas están diseñadas para satisfacer las necesidades de numerosos usuarios a la vez, mientras que las Nubes Privadas solo están diseñadas y construidas para su uso dentro de una sola organización. En segundo lugar, las Nubes Públicas eliminan la necesidad de mantener tu infraestructura de nube y centro de datos en la empresa. Estas responsabilidades recaen sobre los hombros de tu proveedor de la Nube.

2. La Nube Privada tiene sus propios riesgos

Al igual que con cualquier empresa nueva, la adopción de la Nube Privada conlleva una serie de riesgos que pueden hacer que tu organización quede ciega si no los comprende antes de la implementación. Por ejemplo, las Nubes Privadas son menos flexibles que las públicas, lo que puede presentar problemas cuando intentas escalar tus cargas de trabajo y recursos. Alternativamente, algunas organizaciones terminan pagando por recursos que no necesitan. Debes abordar la adopción de la Nube Privada con un plan concreto, de modo que puedas minimizar los problemas relacionados con la escalabilidad en el futuro. Algunas compañías también consideran soluciones de Nube Híbrida cuando intentan mitigar este riesgo, ya que esta configuración les permite capitalizar el «estallido de la Nube» entre los modelos de Nube.

La falta de experiencia es otro riesgo que puede enfrentar al adoptar una Nube Privada. Lo más seguro es que probablemente tengas menos experiencia en el mantenimiento de la Nube que un proveedor de Cloud Computing; después de todo, es su negocio principal. Y a medida que más usuarios de la Nube Privada recurren a un software o solución de un tercero para tu infraestructura, la cuestión del conocimiento y la experiencia de tu equipo se vuelve aún más importante. Asegurarse de que tu propio equipo posea las habilidades para administrar tecnologías de La Nube será crucial para el éxito de su implementación en la Nube Privada.

3. Las Nubes Privadas pueden ofrecer una gran cantidad de beneficios

Una vez que superes los riesgos de utilizar la Nube Privada, abrirás tu organización a los numerosos beneficios que puede proporcionar. Primero, es más fácil crear un entorno de Nube seguro en servidores privados y hardware que no se comparte con ninguna otra organización. No solo puedes vigilar más de cerca tus datos, sino que también puedes implementar tus propias medidas de seguridad para mantener tu información segura.

En segundo lugar, las Nubes Privadas permiten una mayor personalización de las herramientas. Si necesitas realizar cambios para acomodar tus procesos y flujos de trabajo particulares, tendrás la libertad de hacerlo. En un entorno de Nube Pública, sólo tendrías acceso a las herramientas que ofrece tu proveedor, con menos (o ninguna) oportunidades de personalización.

En tercer lugar, puedes utilizar una Nube Privada como un trampolín hacia otros modelos de implementación en la Nube. Aunque la infraestructura privada puede ser la opción correcta para tu empresa en este momento, es posible que desees hacer la transición a una Nube Híbrida en el futuro. Comenzar con una Nube Privada puede ser más fácil; en el futuro, aún puedes usar tu Nube Privada para los flujos de trabajo y los datos que deseas mantener cerca, y utilizar la Nube Pública para otras aplicaciones que requieren más escalabilidad y potencia.

4. Nube Privada no siempre significa local

Cuando la mayoría de las organizaciones piensan en Nubes Privadas, piensan en alojar y mantener sus propios servidores y otra infraestructura en un centro de datos ubicado físicamente en el sitio. Esta configuración tradicional de Nube Privada brinda a los administradores más control sobre los datos y las aplicaciones que viven en la Nube, pero también exige mantenimiento y administración internos de un equipo de TI calificado.

Aunque esta es la configuración que utilizan muchas empresas, no todas las Nubes Privadas viven completamente en la empresa. Puedes implementar una Nube Privada alojada externamente, lo que puede reducir la carga de administrar un entorno de Nube Privada sin dejar de ofrecer muchos de los beneficios. Esto implica obtener la ayuda de un proveedor de Nube que alojará y mantendrá tu Nube Privada en sus propios servidores. Esto no sólo elimina la necesidad de mantener hardware local, sino que también le brinda acceso a herramientas de seguridad más potentes y la experiencia más profunda del proveedor de la Nube.

5. La Nube Privada puede ser más adecuada para ciertas organizaciones

Hay muchos modelos de implementación en la Nube por una razón: Cada organización debe elegir el modelo que mejor se adapte a sus necesidades en términos de potencia informática, seguridad, escalabilidad y otras preocupaciones. Por ejemplo, una Nube Privada puede no ser la opción correcta para tu empresa si tienes un pequeño equipo interno de TI o un presupuesto minúsculo para invertir. Sin embargo, es posible que descubras que una Nube Privada sería beneficiosa para tu organización si necesitas cumplir con regulaciones industriales muy específicas relacionadas con la seguridad y la privacidad de los datos. Dependiendo de tu proveedor, es posible que una Nube Pública no pueda cumplir con tus requisitos de cumplimiento, lo que hace que la Nube Privada sea la mejor opción.

Rating:
[Total: 9   Promedio: 4.9/5]
Compártelo / Share it